AIFA y el «Rey de la chatarra»

A uno de los veracruzanos que le vino como anillo al dedo la cancelación del faraónico proyecto aeroportuario de Texcoco y la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) que inauguró oficialmente ayer el presidente López Obrador fue el empresario cordobés Tomás López Landero, quien, por cierto, como diputado federal del PRI por el distrito de Zongolica aprobó la reforma energética del ex presidente Enrique Peña Nieto, lo que al parecer ignoran los morenistas.

Y es que sospechosamente el llamado “Rey de la Chatarra” resultó favorecido en la Licitación LPN-GACM-EB-01/2020 pese a que ofertó comprar a 4 mil 30 pesos la tonelada de acero, precio por debajo del costo internacional, lo que motivó que fuera impugnado por representantes de 11 de las otras 13 empresas que participaron en el concurso público del remate de las 49 mil toneladas de acero desechadas del cancelado aeródromo.

En su momento, fue denunciada una posible manipulación por parte del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) del proceso de venta del metal para favorecer a Grupo Gilbert Estructuras en Acero del empresario veracruzano. Pero Gerardo Ferrando Bravo, titular del GACM, defendió la legalidad de dicha licitación que representaba el último capítulo del cierre del proyecto de Texcoco.

Sin embargo, el 7 de agosto de 2020, en la bitácora de obra, se notificó al comprador “la suspensión temporal de los trabajos motivo del contrato 001-LPN-GACM-EB-01/2020, hasta que el órgano interno de control determine la continuidad de los trabajos”.

El contrato asignado a Grupo Gilbert fue suspendido porque el proceso resultó cuestionado, luego de no haber entregado en sobre cerrado, como se establecía en la convocatoria, su declaración de ausencia de conflicto de interés, lo que motivó descalificaciones, insultos y amenazas por parte de los otros participantes. De estos hechos incluso hubo videos en los que se escucha a un representante legal de una de las empresas gritar “¡esto es una farsa!”.

Una de las compañías, Habilitadora de Metales Monte Salas, S.A. DE C.V., ofertó 149 pesos más por tonelada que López Landero, pero fue descalificada porque supuestamente sus documentos de cumplimiento de obligaciones fiscales, expedidos por el SAT, presentaban discrepancias.

A principios de septiembre de 2020, un juez habría sido presionado para conceder una suspensión provisional a favor de la empresa de López Landero, quien se amparó contra la decisión del GACM que en agosto había frenado el contrato y paralizó el desmantelamiento del acero del aeropuerto de Texcoco que sería reutilizado en el AIFA. Ello contribuyó a que el presidente López Obrador inaugurara puntualmente este 21 de marzo el aeropuerto de Santa Lucía, tal como lo había prometido y lo presumió ayer.

TURNO PARA SERGIO

El pasado viernes 18, en la ceremonia conmemorativa del 84 aniversario de la expropiación petrolera de 1938 que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador en Minatitlán, los aliados de doña Rocío Nahle destacaron la cercanía en dicho evento de la secretaria de Energía con el Jefe del Ejecutivo federal, magnificándola como una clara señal de la aparente ventaja que la senadora con licencia llevaría en la contienda interna de Morena por la candidatura al gobierno de Veracruz de 2024.

Pero ayer, en la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), le tocó el turno al abogado minatitleco Sergio Gutiérrez Luna, quien como presidente de la Cámara de Diputados estuvo a un lado del mandatario mexicano y de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller.

Obviamente, ahora le tocó al diputado veracruzano echar las campanas al vuelo.

Te recomendamos