Ajedrez

17 junio, 2024 1:51 pm

Ajedrez

Por. José Prigadaá Andrade.

*Jonathan Marín

El Partido Revolucionario Institucional en la capital mundial del limón persa no tiene nada, es más los que pudieron saquearle algo a esta institución política en los años 80s y 90s ahora hasta se avergüenzan de que alguien los llame priistas.

Pero hay otros que no se rajan, y es el caso de Jonathan Marín, quién ya dijo que no da un paso atrás, y que va a esperar los tiempos para tomar decisiones para lo que será el 2025, por lo que algo va a pasar en esas elecciones, ya que al empresario limonero hay que reconocerle que tiene valor para seguir adelante solo, ya que desde que Rolando Olivares Ahumada se encargó de hundir al PRI municipal, nadie de los rojos ha sacado la casta para sacarlo adelante.

Jonathan Marín viene de muy abajo, salió de Veracruz hace casi dos décadas en busca de oportunidades, y regresó triunfante a la tierra que lo vio nacer para convertirse en un empresario que le gusta apostar a todo.

Y es eso lo que le hace falta al PRI, gente que le apueste al deporte, que le dé vida a su viejo y apestoso edificio que está en plaza verde del municipio de Martínez de la Torre, y que para lo único que sirve, es para que las parejas vayan a hacer el amor, y para que los adictos a las drogas se concentren.

Si alguien se tiene que sumar a Jonathan Marín, es gente seria, con poder de convocatoria, que no sea tranza, y que no solo vaya a querer engordar la gallina para esperar el huevo en el 2025.

El PRI todavía tiene personas que son bien vistas ante la sociedad martinense, y podemos hablar de Mario Manzanilla Cobos, Jairo Cortéz Arcos, José Espino, Juan Pablo Manterola, Enrique Saavedra y don Joaquín Salas, quienes todos unidos podrían hacer un buen trabajo para que esa casa partidista se convierta en un centro cultural que concentre a toda la población de la parte alta de la cabecera municipal, los cuales están sedientos en cursos de inglés, repostería, de danza y música.

Si los priistas no se suman con Jonathan Marín, y no lo empujan a seguir adelante, deben sentarse para esperar hasta la pérdida de su registro como partido político. Al tiempo.

Te recomendamos