Ajedrez

Ajedrez
Por. José Prigadaá Andrade

*La verdad de AMLO y la inseguridad

El vejete de Andrés Manuel López Obrador anda presumiendo sus mil reuniones de seguridad en palacio nacional, como si los mexicanos tuvieran algo que aplaudirle al pendejo este que no sirve para nada, y lo digo por los más de 140 mil ejecutados que lleva en sus 4 años de gobierno, 35 mil por año, 2 mil 900 por mes, los 97 por día, o 4 cada hora.

Entonces yo no entiendo que hay que aplaudirle al cabeza de cebolla, el cual a dejado claro que con la delincuencia no mas no pudo, y que las cosas se le han salido de control, y que su Guardia Nacional no más no funcionó.

La estrategia de AMLO de abrazos y no balazos no funcionó, y lo peor aún es que todavía le faltan dos años para que termine su administración, lo que quiere decir que la cifra de personas ejecutadas podría rebasar las 200 mil víctimas.

Cabe destacar que la guerra contra el narco dejó en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, 121 mil muertos, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía INEGI del gobierno federal, mientras que en el de Enrique Peña Nieto, 156 mil homicidios.

Al presidente morenista no le funcionó su Guardia Nacional, esa que se llevó más de 103 mil millones de pesos en el año 2021 para ampliar el número de elementos, y que en este 2023 se gastará 181 mil millones de pesos, siendo una de las corporaciones más caras de Latinoamérica y que no sirve para nada.

La pregunta es, donde mete o invierte tantos millones de pesos el “peje”, ya que cientos de elementos de la Guardia Nacional han renunciado a esa corporación al darse cuenta de que el gobierno morenista no les da un trato digno, les dan de comer lentejas podridas y con gorgojo, y duermen en el piso.

Al presidente no hay nada que festejarle, cuando en México cientos de mujeres y niños han sido ejecutados por esos delincuentes al que él pide se les de abrazos y no balazos, esos que son dueños del país que gobierna un partido que a criticado mucho al PAN y al PRI por sus estrategias contra la inseguridad, y que ellos no han demostrado absolutamente nada, y por el contrario, ya rebasaron el número de muertos en tan solo 4 años, lo que quiere decir que no es lo mismo hablar que defecar. Así de simple.

Te recomendamos