AL PIE DE LA LETRA | Veracruz: ¿firme para el PRI?

8 noviembre, 2023 11:09 am

Por el número de votantes, la Ciudad de México, Jalisco y Veracruz –tres de las nueve entidades que están por renovar gubernaturas– tendrán un peso importante en la elección presidencial de 2024.

En la capital del país y Veracruz, los gobiernos serán disputados por los dos frentes: el oficialista, encabezado por Morena, y el opositor (PAN-PRI-PRD). En Jalisco, que es la tercera entidad con el mayor padrón electoral –después del Estado de México y la CDMX–, la pelea la protagonizarán Movimiento Ciudadano, el partido en el poder, y el bloque obradorista, al que se le han sumado los partidos locales Hagamos, vinculado al poderoso grupo político de la Universidad de Guadalajara, y Futuro, del ex independiente Pedro Kumamoto, aspirante a la alcaldía de Zapopan.

Obviamente, por ser la joya de la corona –no sólo por contar con el segundo padrón electoral del país sino porque desde 1997 ha sido el principal bastión de la izquierda, gobernada primero por Cuauhtémoc Cárdenas, luego por Andrés Manuel López Obrador y hasta junio pasado por Claudia Sheinbaum, virtual candidata presidencial de Morena–, la CDMX se le ha complicado más al oficialismo para designar al candidato o candidata a la Jefatura de Gobierno que a la oposición, la cual, inclusive, ha definido un método que los tres partidos del Frente Amplio por México parece que no replicarán en Veracruz ni en las otras siete entidades para designar a sus abanderados a las gubernaturas.

Hace tres días, el exsenador y aspirante del PRI a gobernador, Héctor Yunes Landa, difundió que, “por segunda ocasión en una semana”, él y el diputado federal Pepe Yunes Zorrilla, también precandidato a la gubernatura, se habían reunido y que, “como siempre, nos pusimos de acuerdo”.

Según Yunes Landa, “coincidimos en que: 1. La candidatura a la gubernatura no está definida en favor de ningún aspirante; 2. Que no hay fecha definida para la nominación y, 3. Que sea una empresa encuestadora que garantice imparcialidad la que defina la propuesta del PRI al FAM para la candidatura al gobierno del estado”.

“Además de construir un acuerdo político, nos reiteramos nuestro mutuo e invariable cariño y respeto”, finalizó Yunes Landa, quien ya fue candidato a gobernador en 2016 y perdió la elección ante su primo hermano Miguel Ángel Yunes Linares, de la alianza PAN-PRD.

Ambos dan por hecho que en Veracruz le tocará postular al PRI y que será hombre, el candidato. Pero en la Ciudad de México también parecía resuelto que el PAN nominaría a un militante varón, perfilando a Santiago Taboada, quien recientemente solicitó licencia para separarse de la alcaldía de Benito Juárez; sin embargo, ahora han decidido definir por encuesta e incluyendo a otros alcaldes y alcaldesas panistas, priistas y perredistas, prolongándose la designación hasta el 3 de enero de 2024, después de que defina Morena, en donde ha escalado la confrontación y guerra sucia entre los grupos y corrientes internas que apoyan a la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, y al exsecretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch.

En el FAM, los aspirantes deberán registrarse el 15 de noviembre en las sedes nacionales del PRI, PAN o PRD y, dos días después, el Órgano de Gobierno de la Coalición, integrado por las dirigencias nacionales de los tres partidos, publicará los registros procedentes. Peeeero se les aclaró que quienes se inscriban para la contienda interna por la candidatura a la Jefatura de Gobierno no podrán registrarse después para obtener una diputación local, una alcaldía o la reelección, por lo que tendrán que escoger si se apuntan o no.

Además, los perfiles que sean avalados por el Órgano de Gobierno de la Coalición deberán participar en cuatro foros, con el propósito de que, a la hora de la consulta, la ciudadanía tenga más elementos para elegir al mejor perfil para el gobierno de la Ciudad de México.

¿No sería conveniente que en Veracruz se recurriera al mismo método de designación, y que quienes participen para la gubernatura y pierdan la encuesta no exijan después para ellos, para sus hijos, compadres y amigos diputaciones locales, federales o la senaduría?

Vamos a ver si todavía se atreven a realizar estos mismos ajustes en la entidad. La sociedad civil veracruzana se los reconocería.

Te recomendamos