APUNTES | ¿Así somos los mexicanos?

19 junio, 2024 9:48 am

“Voy a consultar con Erick lo del tiempo de la fiscala”

Cuitláhuac

En el análisis que se hace por todas partes sobre el resultado del proceso electoral reciente, la pregunta de ¿y así somos los mexicanos? comienza a generalizarse.

Siempre nos hemos definido como un pueblo de gente trabajadora, honesta, hospitalaria, alegre y…con otras virtudes más pero nunca tonta, y ahora resulta que si, que cuando menos 35 millones de compatriotas, de 120 que somos, están felices con el gobierno de la autollamada cuarta transformación.

Quiere decir que para ellos los más de 180 homicidios dolosos que hay a diario en el país, las masacres que suceden en las grandes ciudades y en el campo, el tener que pagar una cuota a las bandas de la delincuencia organizada como “derecho de piso” para poder trabajar, además de los impuestos que pagamos al SAT, a los estados y a los municipios, la escasez de medicinas y equipo en los hospitales del sector salud, la participación de un elevado porcentaje de policías dentro de las bandas de la delincuencia organizada, las extorsiones, los secuestros, la ausencia de un gobierno que ponga orden y todas las calamidades que llegaron con AMLO ya son cosas de la vida, cuestiones naturales, asuntos con los que tenemos que vivir porque así es aquí en México?.

Perdón pero no todos somos iguales, habemos quienes no estamos de acuerdo con tantas tragedias y la dramática caída en la calidad de vida, que por eso votamos por un cambio en el 18 y nos traicionó su líder López Obrador, y por eso votamos ahora en el 24 por otro cambio para echar del poder a esos orates resentidos y nos voltearon los resultados de la elección por lo que  seguimos tratando de despejar dudas que traemos en torno al resultado de los comicios que debió ser exactamente al revés.

No penitentes no somos, al menos la mayoría, hay miles de zánganos eso si.

Alguien que me explique esto, diría Derbez

Con la comodidad de la ventaja que desde hace al menos dos años empezaron a reflejar las encuestas, Claudia Sheinbaum Pardo se convirtió en la ganadora de los comicios presidenciales con un margen incontrovertible.

Tan incontrovertible como para recibir una herencia muy próxima a la hegemonía de los tiempos de partido único, con mayorías tan amplias en las cámaras de Diputados y Senadores, que prácticamente aseguran su predominio en la integración del Poder Judicial y todo órgano autónomo que deba pasar por el Legislativo.

Bajo la innegable sombra de su impulsor, el presidente López Obrador, Claudia Sheinbaum llegará a Palacio Nacional el 1 de octubre próximo con la gran paradoja de marcar distancia con quien le abrió el paso para ser la primera mujer en llegar a la Presidencia de México.

Con la idea de continuidad –manifiesta hasta el nombre de la coalición Morena-PT-PVEM, “Sigamos Haciendo Historia”, que abanderó a Sheinbaum Pardo–, la sucesión presidencial de 2024, tan próxima a su consolidación hegemónica, tiene en su desenlace el tufo de la intromisión presidencial como en los tiempos de partido único.

Después de 11 meses de proselitismo, de los cuales sólo tres fueron de campaña oficial, Claudia Sheinbaum ganó la Presidencia, pero no sólo, y no como ha dicho, “con las abuelas, las madres, las hijas y las nietas”, sino con el aparato oficial en su favor: gobernadores, funcionarios y legisladores federales y estatales, académicos, activistas del arte y la cultura y, en primer lugar, el apoyo del presidente López Obrador.

Desde antes del proceso interno, el Ejecutivo la hizo su “corcholata” favorita, y de eso se quejaron hasta sus propios compañeros contendientes con la denuncia de que no había “piso parejo”. Sabedora del imán de popularidad del tabasqueño, ella se mantuvo fiel y sin un ápice de crítica hacia su administración.

Durante la campaña, en los encuentros con diferentes sectores y entrevistas con la prensa que la cuestionaban de los resultados negativos, sobre todo en los rubros de seguridad, de la actual administración, ella usó la misma defensa del presidente: “Tengo otros datos”, “no estoy de acuerdo”, “no coincido”. Y lo defendía. La evidencia mayor fue la defensa que notablemente hizo del gobierno de López Obrador en el segundo debate, luego de que éste se quejó en su conferencia mañanera, de que no lo defendió en el primero ante las críticas de su más cercana contendiente, Xóchitl Gálvez.

A partir de entonces, Sheinbaum subió de tono el halago al presidente en los mítines, al pasar de “el mejor presidente de este siglo”, a “el mejor presidente de la historia de México”. Y aunque en distintas entrevistas ha dicho que quien gobernará será ella y no López Obrador, falta ver cómo lo hará, porque hasta el cierre de su campaña no se desmarcó de él ni dio visos de cómo se sacudirá de él.

Por el contrario, lejos aún de marcar una diferenciación, la candidata ganadora, durante su celebración en el Zócalo capitalino, llamó al coreo que se escucha desde 2006: “Es un honor estar con Obrador”.

La herencia es legado en vida, y aunque López Obrador ha dicho que se retira de la vida pública, su presencia hasta el 3 de junio es ineluctable, al menos en el discurso.

Otra genial crítica de Héctor Yunes

Esta interrogante lanza el diputado local Héctor Yunes Landa al presidente AMLO:

“Lo pregunto con absoluta seriedad: ¿usted aceptaría ir al quirófano a realizarse una operación delicada en manos de un médico cirujano elegido por el pueblo y no por su conocimiento y capacidad?”

“Bueno, pues eso es lo que está por suceder en el Poder Judicial y la Suprema Corte de Justicia, en caso de que la sumisión de la presidenta electa Claudia Sheinbaum permita al Maximato lopezobradorista imponer a los juzgadores por el voto popular y no por su conocimiento de las leyes y el derecho.”

“No son temas menores. Si en el primer caso hablamos de la salud, en el segundo, de la justicia y libertad, todos derechos humanos fundamentales.”

“Recupero una extraordinaria reflexión del maestro Ignacio Morales Lechuga, a mi juicio el mejor abogado que tiene este país:

“Para convertirse en Juez de Distrito, los aspirantes deben aprobar un examen de 4 horas sobre Amparo, Derecho penal, Proceso penal, Justicia para Adolescentes y otros temas relacionados. A continuación, deben examinar dos casos y analizar una audiencia para responder a preguntas abiertas ante un sínodo sin apoyo de la legislación.”

“Este año, de 579 aspirantes, sólo 46 aprobaron todo el proceso. ¿Cómo la votación popular podrá garantizar que los jueces estén preparados y calificados para el puesto?”

“Así se simple, así de complejo. Así de peligroso…”

Reflexión

Ya en pleno plan de demócratas puros, hay que proponer una reforma al sistema de salud para que los cirujanos sean electos por voto popular; otra al sistema educativo para elegir maestros mediante el voto popular; otra para que los deportistas que aspiren estar en las olimpiadas representando a México también se elijan por voto popular y ya encarrerados, ahogados en democracia, que los líderes de los carteles de la delincuencia los elijan con el mismo método…¡Viva la democracia!.

Te recomendamos