Armando Hernández confesó que abandonó su casa a los 13 años con una bicicleta por esta razón

La estrella de cine, Armando Hernández confesó que abandonó su casa a los 13 años con una bicicleta debido a los problemas que enfrentaba con sus padres.

El actor Armando Hernández, quien ya ha trabajado con Yordi Rosado en ocasiones anteriores, fue la estrella de la entrevista de uno de sus programas, en el que dio detalles reveladores sobre su vida y sobre la forma en la que forma en la que ha avanzado su carrera profesional.

En la misma reveló lo dura que fue su adolescencia, y es que atravesó momentos muy complicados cuando comenzó a vivir cambios en su vida, debido a los problemas que enfrentaban sus padres cuando estaba en la pubertad.

El también aviador contó la forma en la que tuvo que vivir una vez que sus papás tomaron la decisión que se separarían, pues en su casa ya había muchos desacuerdos sobre el matrimonio.

Fue después de que su hermana cumplió 15 años, que los problemas entre ambos comenzaron a ser evidentes, pues la celebración típica que los mexicanos llevan a cabo en las fiestas de XV años, ocultaron durante algún tiempo lo que estaba ocurriendo.

Hernández reveló que su familia era prácticamente ‘ejemplar’, pero al ser un niño de 11 años, no notaba que sus papás estaban pasando por momentos complicados y que no creía que el que no durmieran juntos y se gritaran constantemente fuera algo demasiado grave.

Una vez que sus padres se divorciaron, fue su mamá quien se fue de su casa, por lo que se quedó viviendo con él, lo que hizo que viviera momentos muy duros, pues se hizo una persona muy insegura, lo que a su vez, hizo que se alejara de las personas con las que iba a la escuela y jamás destacara en la secundaria.

Su adolescencia, a diferencia de la mayoría de los jóvenes de su edad, estuvo llena de soledad, pues solo acudía a la escuela para posteriormente salir de ella e ir al mercado por la ensalada de su padre, quien era vegetariano y que solo vendían hasta cierta hora, lo que hacía que no tuviera mucha interacción con sus compañeros.

Llegó un momento en el que los rumores se hicieron más grandes que lo que en verdad pasaba en su casa, y problemas entre su papá y él surgieron, debido a que pensó que lo estaba culpando de lo que había ocurrido con su mamá, lo que hizo que él se enojara.

Armando se enojó tanto que tomó a un muñeco del famoso personaje del ‘Demonio de Tazmania’ de los ‘Looney Toons’, quien aseguró que era su único amigo, y se fue de su casa con su bicicleta a los 13 años.

Ahí fue cuando tuvo que pasar varias noches en una glorieta de La Raza, en donde no comió durante mucho tiempo, hasta que pudo conseguir una bolsa que tenía arroz caducado después de varios días.

Unos días después, su hermana mayor lo pudo localizar y le ofreció irse a vivir con ella y aunque al principio se negó, pudo superar su orgullo y al final sí aceptó, por lo que vivió con ella y su pareja, quien se convirtió en un excelente tutor de quien aprendió mucho.

Te recomendamos