Auditará CEN del PRI dirigencia de Marlos Ramírez por saqueo de recursos

El máximo dirigente del PRI nacional, Alejandro Moreno, adelantó que en los próximos días un equipo de auditores revisará minuciosamente las finanzas del Comité Directivo Estatal en Veracruz que encabeza Marlon Ramírez Marín, así como las denuncias que existen por violencia de género.

Alito anunció asimismo que con esta fecha se suspende la condonación de impuestos ante la sospecha del desvío de recursos para favorecer a aviadores y hacer un uso personal de las finanzas de ese partido.

Serán llamados a cuentas la Secretaria de Finanzas, Irais Morales y el Tesorero, Noe Sánchez Garrido para que expliquen el pago de 68 aviadores.

Se recogerán al mismo tiempo los testimonios del personal a quienes les han cubierto de manera parcial sus salarios y se constatará la existencia del memorándum del 5 de enero -SFA/TS/005/2022- en donde se consigna la suspensión del pago de salarios.

Se verificará asimismo el estado que guardan las tres denuncias por violencia de género interpuestas ante el tribunal electoral.

En el marco del nombramiento del ex alcalde de Cosoleacaque, Cirilo Vázquez Parisi, quien se incorpora como asesor para la agenda legislativa del Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Moreno Cárdenas, lamentó la pérdida de 93 mil votos de parte del PRI en Veracruz en la elección del pasado 6 de junio y se comprometió al reposicionamiento partidario rumbo al 2024.

El Comité Ejecutivo Nacional del PRI lamenta la ausencia de liderazgo, la mala conducción del partido, aunados al cuestionado manejo de las prerrogativas que han puesto al PRI en Veracruz en la peor crisis política y financiera de su historia, todo bajo el mandado de Marlon Ramírez Marín.

La gestión de Marlon, según trascendió en el CEN del PRI, es la resultante de malas negociaciones, del reparto del dinero y poder a una élite, así como los excesos de un cerrado grupo de diez aliados que terminó en cuatro.

Ello sin pasar por alto las disputas con su militancia y las ofensas a los pocos baluartes del priismo veracruzano.

Y es que Marlon Ramírez logró lo imposible.

Terminó uniendo a todos, pero en su contra. Su herencia es una reserva electoral de 370 mil votos -12% de la reserva con que contaba-. Y es que de 2.3 millones de patrimonio electoral que alcanzó en 2010, disminuyó sensiblemente a 870 mil en 2016, para luego perder 462 mil 424 en 2018 y rematar el año pasado con la pérdida de 93 mil votos.

A la vuelta de la pasada elección el PRI, de contar con 148 plazas municipales se quedó con tan sólo 26 ayuntamientos, la mayoría en zonas rurales y de bajo presupuesto.

Lo peor, sin embargo, amén del sospechoso manejo de los dineros -210 millones de pesos en tres años-, de mantener a 68 aviadores, de ese tan sonado viaje a Europa de parte de la dirigencia y sus acompañantes, de las nanas y ayudantes al servicio de esa elite priista, de colaboradores metidos a peones de esa élite, de la migración del personal del partido, choferes, auxiliares, secretarias y mobiliario al Congreso, fue dejar sin salario al personal adscrito al PRI.

A 188 empleados en nómina -salvo los 68 aviadores a quienes nunca se les dejó de pagar- se les suspendió temporalmente el pago desde la segunda quincena de diciembre del año pasado.

Ya desde julio del año pasado las áreas de Tesorería y Finanzas habían advertido a Marlon la urgencia de suspender el pago a los aviadores ya que por ahí se fugaba el 78% de la nómina.

“Son compromisos ineludibles con los amigos y aliados”, fue su respuesta que así se escucha en las grabaciones que le hicieron sus propios colaboradores.

Así, llegó diciembre y en la jauja de las fiestas desdeñó que solo había en Tesorería 50 mil pesos que no alcanzaban ni para la quincena, menos para el aguinaldo.

Antes sucedió el costoso viaje a Europa a cuenta de las prerrogativas.

Ampliamente difundidos los pormenores del gasto de más de 400 mil pesos convertidos en Euros, prolongó por más de dos semanas el disfrute por España, según presumió Alfredo Niño, Presidente del PRI municipal.

Era el premio adicional al “equipo” luego de ganar para su causa dos diputaciones plurinominales.

Para el olvido quedaba la maniobra de Marlon al despacharse la primera posición para alcanzar un escaño traicionando a Héctor Yunes.

En el CEN del PRI que encabeza Alejandro Moreno, hay mucha molestia y dudas sobre el trabajo del Comité Directivo Estatal que tienen dividido, quebrado y en la ruina al partido en la entidad.

Ese es el saldo de la edificación de un espacio de poder a base de mentiras, promesas incumplidas, de intrigas, ofensas y de violencia de género dada la proclividad de Marlon Ramírez a la misoginia.

Hoy el PRI es un partido minúsculo, un partido enano como su dirigente al cuál pronto le cantarán las golondrinas no sin antes vomitar todo lo que se comió al frente del CDE del PRI.

Te recomendamos