Despiden al sacerdote Antolín Bernardi tras 58 años de servicio a la iglesia católica

Feligresía, coordinadores y servidores de la rectoría del Carmen, despidieron al padre Antolín Bernardi Castelán, agradeciendo los más de 58 años de servicio a la iglesia Católica.

Aunque no se va de Orizaba y sin un proyecto en puerta, el presbítero se despidió con ánimo de continuar en otra encomienda.

«Tú eres mi hermano del alma realmente el amigo» fue una de las melodías que entonaron los feligreses, familiares, servidores que colaboraron con él en cada eucaristía, que con lágrimas en los ojos y con un aplauso de más de un minuto despedían a su pastor.

Los vecinos de la privada de norte 10 y oriente 11, acudieron a la misa solemne de agradecimiento y despedida, que con una manta le agradecen los 24 años que acudió a celebrar misa en su capilla.

Los atletas de María, institución deportiva de evangelización que imparte taekwondo, agradeció al sacerdote su apoyo al deporte, siendo este el precursor de esta disciplina de manera gratuita dentro de la iglesia.

«Todos somos deudores de Cristo, debemos agradecerle a Dios siempre lo que nos ha dado, agradezco a todos los que están aquí, que han estado conmigo en todas las encomiendas, yo no tengo un objetivo concreto de lo que voy hacer, pero si voy a tener oportunidad de desarrollarme en otros aspectos, agradezco a todos su colaboración» comentó el sacerdote.

Es de mencionar que el obispo de la diócesis Educador Cervantes, no acudió a ninguna de las últimas celebraciones que presidió Bernardi Castelán, aun cuando éste fue su profesor en el seminario que lo formó para ser el pastor de la iglesia.

Una vez que concluyó la solemne eucaristía del mediodía del domingo, decenas de feligreses permanecieron en espera del sacerdote para despedirse de manera personal, tomarse la fotografía del recuerdo.

Y así fue que con honor, amor y agradecimiento concluye Antolín Bernardi Castelán, su servicio en la Rectoría del Carmen.

Te recomendamos