Enojo por orden de retiro del sacerdote Antolín Bernardi Castelán

Orizaba, Ver.

Sin una despedida de gratitud y sin hacerlo público, el Obispo de la Diócesis de Orizaba Monseñor Eduardo Cervantes Merino, ordenó el retiro del sacerdote Antolín Bernardi Castelán de la rectoría de Nuestra Señora del Carmen en Orizaba.

Se habla que el párroco de 83 años de edad será enviado a una casa de retiro, a pesar de que la feligresía afirma goza de buena salud y está lúcido.

Lamentaron que sin un reconocimiento por su larga trayectoria, este domingo 26 de septiembre será la última eucaristía que presida Bernardi Castelán, en la Iglesia del Carmen.

Los fieles católicos argumentaron que esta decisión, hecha únicamente para favorecer a otros párrocos, es injusta, incluso exigieron al líder de la Iglesia Católica ha reconsiderar tal movimiento.

Antolín Bernardi Castelán, cumple 59 años de servicio presbiterial el próximo mes de diciembre, y durante todos esos años ofició misas dominicales, horas santas y homilías semanales, incluso hasta en tiempo de pandemia sin que hasta el momento contagiará del Covid, a pesar de que está sea una de las supuestas causales de su separación.

«Se dijo que el padre tuvo Covid en el mes de agosto, pero no fue así, nunca enfermo, él está bien, lúcido, no hay ningún impedimento para que siga con nosotros, él se hizo la prueba y salió negativo de Covid» informó un servidor de la rectoría.

Los servidores de la rectoría lamentaron la manera en que se están dando las cosas dentro de la Diócesis y reprobaron tal decisión, debido a que no había ningún impedimento físico o psicólogo para retirar al sacerdote y enviarlo a una casa de retiro sacerdotal, ya que afirman será su muerte.

«Cómo Rectoría y como Iglesia estamos bien, el sacerdote nos unió después del movimiento que hubo con el Padre Marcos Palacios, y que afectó severamente a la parroquia».

Incluso informaron que la Rectoría del Carmen tenía un adeudo económico considerable con la Diócesis de Orizaba, el cual fue subsanado hasta el último peso.

«El padre (Antolín) pago todos los adeudos incluyendo la reparaciones en las principales puertas al templo. A pesar de que le demostramos al señor Obispo, que nuestro sacerdote fue un buen guía que nos apoyó, nos coordinó entre todos los grupos y logramos pagarle a la Diócesis de Orizaba, insiste en que no debe quedarse, lo cual consideramos es una injusticia, por eso lo invitamos a reconsiderar su decisión que no fue concensada con ningún ministro o servidor de la rectoría».

Ungieron al Obispo de la Diócesis Eduardo Cervantes Merino a conducirse con rectitud y apoye a los sacerdotes, además de que los cambios se den, pero para bien de la comunidad y acorde a lo que se requiere.

Te recomendamos