Este mundo no existe

“No pudimos recuperar los 100 mdp. de las PYMES”

Enrique Nachón García

Lo que más anhelamos los periodistas es tener un cien por ciento de capacidad empática para poder cumplir, adecuadamente, con nuestro trabajo.

Cuando hay alguna repercusión de lo que publicamos, obviamente de protesta, nos sentimos altamente satisfechos porque sabemos que, aplicando el principio de que a nadie le digan sus verdades o a nadie le gusta que lo denuncien, lo que hemos dicho hizo mella en alguien que con sus acciones está causando daño a la sociedad.

Hoy nos enfrentamos a una realidad que cada día que transcurre se vuelve más compleja, más difícil de entender y por lo tanto de compartir con quienes nos hacen el enorme favor de leernos; nos referimos a conservar un comportamiento ético en una sociedad tan compleja como la nuestra que al parecer ha ido perdiendo capacidad de asombro a tal grado que fenómenos como la corrupción los asume como actos de costumbrismo que se pueden acomodar de acuerdo al interés de quien los comete.

“Se ha combatido la corrupción en cumplimiento de un compromiso que hicimos con quienes nos apoyaron para llegar a la presidencia”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en el discurso que pronunció el pasado domingo durante la fiesta que él mismo se organizó en el zócalo de la ciudad de México.

Dos problemas surgen de esa frase. Todos los mexicanos que trabajamos en algo para obtener el sustento familiar sabemos que el cáncer de la corrupción nos golpea cada vez con más fuerza, que quienes llegaron a ocupar los cargos dentro de la administración pública estatal y nacional, lo hicieron con la idea no de reconstruir moralmente al país combatiendo solo a los corruptos, sino con del propósito de superar a quienes, según ellos, se habían enriquecido al disponer del dinero de las arcas o haciendo negocios en el ejercicio del poder.

Y si, tal como nos lo dijeron varios de ellos: somos diferentes. Pero por supuesto ¡peores!.

En este enredijo de males que agobian al país existen también grupos de mexicanos convencidos de que todo lo que se hace está bien, que si algo malo hay es culpa del pasado, que los cuatro años que llevamos de tragedia han sido de transformación; de construir un nuevo aeropuerto internacional; una nueva refinería; un nuevo tren con fines turísticos; de echarle al ejército a los malosos; de repartir el dinero (no dicen de dónde sale ese dinero) entre los que más lo necesitan; de atascar las farmacias de los hospitales del sector salud de medicinas suficientes y… de hacer un chingo de cosas que si fueran ciertas hasta les aplaudiríamos, pero no, nada de lo que ellos están plenamente convencidos de que el gobierno de la 4T ha hecho existe, es más ya son ¡cuatro años! de estar gobernando y nada ha cambiado, al contrario hemos retrocedido.

Y no es que estemos deseando el retorno del pasado, no, la promesa es que estos de la 4T serían mejores pero no nos dijeron para qué y resulta que fue para lo malo.

En cosas que antes no existían como el acoso sexual en las oficinas públicas, hoy se denuncia en casi todas las secretarías de despacho; los requisitos para un trámite se multiplicaron (Tránsito del Estado) con la finalidad de que haya más ingresos a cambio de agilizar esos trámites; asignaciones directas de obritas (porque no han realizado una sola de gran calado), sobran; la entrada al palacio de gobierno está prohibida, un grupo de guarros vigilan que nadie se cuele entre las cadenas y candados con que cierran las rejas de las entradas como si ahí dentro se estuviera haciendo algo malo… (¿Si?).

Después de tanto tiempo (más de cincuenta años) de entrar y salir del palacio cumpliendo nuestra labor como reportero, sin que nadie se interpusiera porque ese lugar es público, pertenece a los veracruzanos y ahí deben estar trabajando las personas a las que contratamos para que cumplan con un servicio público, como que nos hacemos bolas: ya no hay corrupción; iban a ser diferentes; son acosadores sexuales profesionales; cierran las rejas e impiden la entrada de los patrones… ¿de qué se trata; esta nueva realidad existe?… Si y es muy lamentable.

Puro ¡humanismo mexicano!

El señor presidente de nuestra bananera república mexicana definió como “humanismo mexicano” el modelo de gobierno que dice estar aplicando como mandatario mexicano en su administración.

O sea, para que quede claro: ni izquierdistas, ni liberales, ni derechistas, ni ultras de nada, lo que debemos pregonar es el “humanismo mexicano”, ni más ni menos.

¿Y qué madre es eso?

Ayer el propio periodista Sergio Sarmiento en su columna de REFORMA “Jaque Mate”, se hacía la preguna: ¿Qué es el humanismo?.

Nosotros tratamos de investigar qué madre es eso y entre un montón de definiciones, que no tienen nada que ver con la forma de vida de los mexicanos ni un modelo específico de vida económica y social encontramos la siguiente historia:

En el período que abarca el Renacimiento en Europa se generó en Italia una etapa de transformación del pensamiento que se liberaba de las limitaciones impuesta por la doctrina religiosa que había gobernado en la Edad Media para enfocarse en el desarrollo de las ciencias y las artes, rescatando las influencias filosóficas grecolatinas y enfocándose en el hombre por el hombre. Este movimiento conocido como el humanismo se extendió rápidamente por toda Europa en el siglo XIV ocasionando grandes cambios en la Iglesia Católica, la educación, las letras, el arte y la ciencia.

El humanismo es un movimiento intelectual y filosófico del renacimiento que tuvo su origen en Italia entre el siglo XIV y el XVI. Sus pilares eran la renovación del mundo clásico grecolatino y la exaltación del ser humano. Se interesó por el desarrolló del pensamiento por encima de toda las creencias o superstición, el ejercicio de las ciencias, el análisis e interpretación, el estudio del latín y griego como lenguas bases de los idiomas modernos y un interés por el hombre y lo natural. El pensamiento humanista se fue desarrollando hasta tener gran influencia en áreas como la psicología, la política y otras ciencias sociales.

Confirma Huerta sí viene AMLO

El “VIOLÍN” delegado de los programas del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, confirmó la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Coatzacoalcos hoy miércoles y el próximo dos de enero del 2023 estaría en la ciudad de Veracruz (¿Va al estero a saludar a su cuate?). En la zona sur viene mañana a revisar los avances del programa de federalización del Sistema de Salud para que a través del IMSS Bienestar se otorgue atención médica tanto a la derechohabiencia cómo los que no están afiliados.

En entrevista, el delegado de los programas del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, precisó que habrá algunas transferencias de hospitales como es el caso de Coatzacoalcos. Se espera al titular del IMSS, Zoe Robledo para estar presente en el evento, y si no viene mejor.  A principios del próximo año, el funcionario federal adelantó la próxima visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al puerto de Veracruz, en una agenda por confirmar en diferentes actividades.

Reflexión

El Instituto Tecnológico Superior de San Andrés Tuxtla rechazó la versión de que un autobús del plantel hubiera transportado a trabajadores para participar en la marcha del pueblo que se realizó el pasado domingo en la Ciudad de México (CDMX), pues las fotografías que se publicaron en un medio de comunicación local corresponden a un viaje escolar que realizaron alumnas y alumnos en el año 2020. Lástima que el modelo de autobús sea 2021.

Te recomendamos