Fiasco albiceleste: Messi y Argentina caen ante Arabia Saudí

Arabia Saudí dio el primer gran golpe en la Copa Mundial al vencer el martes 2-1 a la favorita Argentina, rompiéndole un invicto que venía desde más de dos años y comprometió el futuro de la Albiceleste en el torneo.

El quinto y quizás último intento de Lionel Messi de conquistar el único gran título que le falta arrancó de manera torcida, haciendo evocar el recuerdo de la derrota 1-0 de un equipo comandado por Diego Maradona contra Camerún en el partido inaugural del Mundial de Italia 1990.

“Es un golpe muy duro para todos, no esperábamos empezar de esta manera”, dijo el capitán argentino.

Argentina, que nunca había caído ante un equipo asiático en una Copa del Mundo, se puso al frente temprano por un penal de Messi, pero los Halcones Verdes rompieron con todos los pronósticos al dar vuelta el marcador en un lapso de cinco minutos al comienzo de la segunda parte con los goles de Saleh Alshehri y su capitán saudí Salem Aldawsari en el estadio Lusail.

“Hoy, todas las estrellas se alinearon a nuestro favor», declaró el técnico de los saudíes, el francés Hervé Renard. “Una victoria que quedará para la historia”.

México y Polonia, los otros equipos del Grupo C, jugaban más tarde por la misma zona.

“Serán dos finales”, dijo el delantero argentino Lautaro Martínez sobre los siguientes duelos contra mexicanos y polacos. “En el segundo tiempo nos equivocamos».

Argentina, campeón en 1978 y 1986, había perdido por última vez en un debut mundialista por 1-0 ante Camerún en 1990. Fue además la primera derrota del equipo de Lionel Scaloni tras encadenar un invicto de 36 partidos desde julio de 2019.

“No hay excusas. Vamos a estar más unidos que nunca», prometió Messi. «Este grupo es fuerte y lo ha demostrado. Es una situación que hace mucho tiempo no nos tocaba pasar. Ahora hay que demostrar que este es un grupo de verdad”.

Argentina había llegado a Qatar vista por sus rivales como un equipo a respetar tras la conquista de la Copa América en 2021 y con récord nacional de partidos invicto.

La duda estaba puesta sobre el físico de sus jugadores y cómo responderían la mayoría de sus futbolistas que por primera vez en una Copa del Mundo.

Argentina había tomado la ventaja en el inicio del encuentro luego que el árbitro esloveno Slavko Vincic sancionó un riguroso penal — vía el VAR — por una infracción de Saud Abdulhamid sobre Leandro Paredes tras un tiro de esquina.

Messi se redimió del penal que había fallado hace cuatro años en el debut ante Islandia en Rusia con un suave remate de zurda al lado opuesto al que se tiró el arquero Mohammed Alowais. Fue el tanto número 92 de la Pulga en 167 partidos con su selección, de los cuales cosecha siete en Copa del Mundo.

A los 35 años, el astro se convirtió en el primer futbolista argentino en disputar cinco mundiales luego de participar en Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018.

Pese al gol, fue un discreto primer tiempo de Argentina. Le faltó fluidez y precisión en el ataque para aprovechar el adelantamiento de la última línea de los Halcones Verdes, en parte porque Paredes y Rodrigo De Paul no pudieron marcar el pulso del mediocampo.

El equipo de Scaloni incurrió en casi una decena de posiciones adelantadas, con tres goles que fueron anulados debido a ello.

«Preparamos el partido sabiendo que ellos salían con una defensa adelantada. Los offside fueron milimétricos”, comentó Scaloni.

El técnico argentino mantuvo un discurso con tono sereno en el que recalcó que no subestimaron a los saudíes.

“El fútbol es así y el Mundial tiene otras cosas», dijo Scaloni.

Los saudíes, que en la primera parte no tuvieron remates al arco, tomaron desprevenida a la defensa albiceleste tras la reanudación.

Saleh Alshehri le ganó el mano a mano al zaguero debutante Cristian Romero y selló la igualdad a los 49 minutos con un zurdazo cruzado, en el que dio la sensación que el arquero Emiliano Martínez podría haber hecho más.

Ante una Argentina tambaleante, el capitán saudí Aldawsari clavó un derechazo en el ángulo ante la pasividad de De Paul y Paredes para bloquearle el remate a los 53.

Mientras sus hinchas, que acabaron imponiendo mayoría en las tribunas del estadio Lusail, deliraban, en el campo de juego varios jugadores saudíes se tiraron al piso en posición de rezo.

“Perdimos por errores nuestros. En el primer tiempo debimos marcar más de un gol”, se lamentó Martínez.

Apurado por las circunstancias, Scaloni metió tres cambios de un plumazo, entre ellos el ingreso del zaguero Lisandro Martínez por Romero, quien venía de una prolongada inactividad por una lesión. Pero las variantes, con Julián Álvarez y Enzo Fernández en cancha, no cambiaron el espíritu de un equipo que sintió el golpe.

En el otro lado, se agigantó la figura del arquero Alowais, unos de los pilares de una de las mayores sorpresas en la historia de los mundiales.

Como reflejo de la confusión de Argentina, Messi ejecutó un tiro libre varios metros por encima del travesaño a diez minutos del final. El guardameta saudí luego le contuvo un cabezazo de gol.

La Albiceleste enfrentará el próximo sábado a México en el mismo escenario de este martes.

“Antes del partido nos daban como favoritos, pero en un Mundial pueden pasar estas cosas”, remarcó Scaloni. “Todavía tenemos dos partidos y los vamos a sacar adelante”.

Te recomendamos