Maribel Fernández La Pelangocha, recuerda al querido Alfonso Zayas.

Luego de más de un año de no abrir sus puertas debido a la pandemia por Covid-|9, el Teatro Metropólitan está de manteles largos con el homenaje al fallecido Alfonso Zayas.

A partir de este 11 de octubre y hasta el 24 del mismo mes, se transmitirán en este recinto las mejores películas del inolvidable comediante. Las funciones serán continuas a partir de las 12 del día y hasta las 8 de la noche.

Maribel Fernández »La Pelangocha» compañera por años de Alfonso Zayas en el llamado cine de comedia erótica nos contó:

¿Qué nos puede platicar de sus vivencias con el señor Zayas en el cine?

»Fue mi compañero de toda la vida, desde que entré al cine, fue en los 80s. La casa productora Frontera Films me invitó a participar con ellos y después se volvió también mi casa productora, es la que nos dio oportunidad a todos, propiedad de los señores Gilberto y Adolfo Martínez Solares, dos personas de gran abolengo en el cine. Esa casa productora nos dio exclusividades a muchos de nosotros».

¿Exclusividades en el cine?

»Sí, así es»

¿Por cuántos años?

»No me acuerdo, pero bastantes».

¿Quiénes eran sus artistas exclusivos?

»Obviamente Zayas, Luis de Alba, El Caballo Rojas, César Bono, Inclán, El Chóforo. Teníamos la oportunidad con Frontera Films que escribían personajes para nosotros según la película, escribían para los personajes e incluirnos a la mayoría y estar rotados unos con otros y felices filmando».

Dicen que el señor Zayas fue un gran conquistador, el mismo llegó a declarar que tuvo alrededor de 2 mil mujeres, ¿alguna vez la cortejó?

»No, al contrario. Alfonso siempre fue mi amigo. Yo para todos ellos era como su mascota, como era la única mujer, era más chicha que todos, andábamos de arriba para abajo, me tomaron un gran cariño, fueron mis grandes maestros y hasta la fecha seguíamos siendo buenos amigos».

¿Cómo era el señor Zayas en la vida diaria?

»Era encantador, tenía un humor muy especial, humor negro, era de los que te estaba jod.. y jod con algo, pero con tal gracia que no te podías enojar con él, era muy simpático».

¿Les hacía travesuras?

»Siempre, y decía: yo soy chismoso pero mentiroso y hablador no, y a todo mundo les decía sus verdades, pero nos hacía reír tanto, nada más estábamos esperando cuando estábamos en filmación, esperando la mañana para decirnos buenos días, llegar a maquillaje y aplastarnos en el sol para ver qué íbamos a hacer y empezar a reír. Fue una época de oro para todos, una época maravillosa».

¿Cree que esa época ya no volverá?

»Todo cambia, todo tiene su época, a nosotros nos tocó todavía esa época de cine maravillosa, fue de las más divertidas, pero todo tiene un principio y un fin y hay que llevarse en el corazón todas esas cosas bellas, todas esas vivencias».

¿Cuándo fue la última vez que habló con el señor Zayas?

»Ay, pues creo que fue como cuatro días antes de que falleciera. A mí me iban a internar, me habló para decirme que no tuviera miedo, que todo iba a salir bien. A él ya lo habían operado a corazón abierto hacía tiempo, me dijo que estuviera tranquila, que todo iba a salir bien, que tuviera confianza en Dios, porque él creía mucho en Dios, que tuviera confianza, que todo iba a salir bien y que me pusiera en medio del creador. Ya no me quisieron decir, la verdad, que lo habían internado, porque su esposa siempre se preocupaba mucho por mí y no me quisieron decir cuando lo internaron y falleció cuando yo estaba en Cardiología de Tlalpan».

¿A él le dio un infarto?

»SÍ, pero me lo dijeron muy veladamente, quedé en shock, no podía recibir este tipo de sorpresas por la intervención que me iban a hacer, en fin, se complicó todo. Por eso ahora estoy tan contento que Adolfo Martínez Solares y lo que fue la casa productora de Frontera Films, toda esa gente maravillosa que lo arropó y abrió las puertas para que México lo conociera como la gran estrella que fue, se hayan ocupado para hacer este homenaje para el mundo».

¿Cómo va a funcionar el homenaje?

»Se hizo una selección, a partir de este día se transmite la primera película, cada dos horas, desde las 12 del día a 8 de la noche, a precios sumamente accesibles. Quieren que la gente joven no se pierda a este gran comediante. Las entradas van a costar 25 a 32 pesos, durante dos semanas. Van a pasar todos sus éxitos, con los que Zayas logró el taquillometro, rompió taquilla no sólo en México sino en Estados Unidos y Sudamérica».

¿Cuál sería su película favorita?
»Todas porque todas fueron un placer, mientras estuviera trabajando con ellos yo feliz de la vida»

Las películas que forman parte de este homenaje son: El ratero de la vecindad 1 y 2, El Vecindario, La Negra Tomasa, Tres lancheros muy picudos, El Día de los Albañiles, Los Verduleros. Alfonso Zayas falleció el pasado 8 de julio a los 80 años de edad. Las funciones se realizarán con todas las medidas sanitarias por motivo de la pandemia: sana distancia, sanitización, uso de gel y de cubrebocas y aforo controlado.

Te recomendamos