«No lo soltaba»: Lyn May revela que sacó a su esposo de la tumba; dormía con el cadáver

Lyn May, famosa actriz y vedette, ha causado revuelo en redes sociales debido a las fuertes revelaciones sobre su vida privada que dio en una entrevista. Además de compartir que vivió violencia con una de sus parejas, también reveló que el duelo ha estado presente en su vida. Cuando murió uno de sus esposos, por poco no lo supera. Contó que fue capaz de desenterrar el cuerpo del hombre al que amó porque no podía vivir sin él. ¿Quién era? ¿Cómo logró desprenderse y darle el último adiós?

En entrevista con Gustavo Adolfo Infante, Lyn May contó que llegó a lo imaginable por “amor”. Estuvo casada por 25 años con el restaurantero chino Antonio Chi-Xuo. A él le profeso amor incondicional hasta que la muerte se lo arrebató.

Ante la pérdida, según contó, decidió sacarlo de su tumba para seguir durmiendo a su lado, pues no lograba desprenderse de él. Aunque no dio más detalles de cómo lo hizo, su narración resultó impactante:

“Sí lo desenterré, lo tenía ahí siempre en mi cama. Mi mamá peleaba todos los días conmigo, me decía ‘no lo vas a dejar descansar’», contó Lyn May.
Explicó que fue el dolor el que hizo que hiciera algo que pareciera como de película. Sin embargo, admitió que vivió por un tiempo con el cadáver.

“Yo no lo soltaba, era mi pareja, viví 25 años con él, un matrimonio de 25 años. No lo quería dejar ir, lo quería… En las noches -mi madre- me decía ‘hija, déjalo descansar, déjalo que se vaya’, yo decía no, no lo voy a dejar ir hasta que un día mi mamá me convenció”, aseguró Lyn May.
Externó que fue con el único hombre que se casó por la iglesia, pues fue un buen hombre:

“Fue con el único con el que me casé por la iglesia, por todas las leyes, porque fue un gran hombre”, comentó Lyn May.

Finalmente, agregó que desde su punto de vista en el rubro amoroso ha tenido buena suerte, pues casi todas sus parejas ya no tenían mamá, es decir ya no tenía suegras con quien convivir.

“Tuve mucha suerte con los hombres. Me tocaron unos hombres tan buenos, excepto el padre de mis hijas, las dos primeras. Guillermo y Antonio fueron los mejores que me tocaron. Los demás, muy buenos para la cama”, finalizó Lyn May.

Te recomendamos